Psicóloga adolescentes

Normalmente cuando acudimos a un psicólogo para adolescentes, es porque o bien nos lo indican desde el colegio o instituto o porque vemos comportamientos que resultan difíciles de controlar o cambiar.

Algunas veces nos encontramos con jóvenes que no quieren salir de su cuarto, no hablan con sus padres, están siempre con el móvil, o por el contrario jóvenes a los que no vemos en casa, ya que están siempre con los amigos, de fiesta, tienen malas notas…etc. 

La comunicación se hace complicada, a veces se torna en agresividad cuando no sabemos cómo manejar las situaciones.

Normalmente cuando acudimos a un psicólogo para adolescentes, es porque o bien nos lo indican desde el colegio o instituto o porque vemos comportamientos que resultan difíciles de controlar o cambiar.

Algunas veces nos encontramos con jóvenes que no quieren salir de su cuarto, no hablan con sus padres, están siempre con el móvil, o por el contrario jóvenes a los que no vemos en casa, ya que están siempre con los amigos, de fiesta, tienen malas notas…etc. 

La comunicación se hace complicada, a veces se torna en agresividad cuando no sabemos cómo manejar las situaciones.

¿Cómo son las terapias piscológicas?

En mis terapias como psicóloga para adolescentes, comenzamos con una sesión con los padres, quienes informan de la problemática del joven.  Seguidamente, si se puede, en el mismo día, se tiene una sesión con el/la adolescente.

Después de las sesiones iniciales, con los padres y el/la adolescente, se inicia un proceso de evaluación.  Tras lo cual, se establecen los objetivos terapéuticos y el plan de tratamiento a seguir, ya implique sólo al adolescente o también a otros miembros de la familia.

Los padres

La terapia psicológica para adolescentes requiere, en la mayoría de los casos, de la participación de los padres.

Proceso de evaluación

Este proceso tiene una duración aproximada de 4 sesiones. Es fundamental para poder determinar los objetivos y tratamiento.

Los problemas más comunes

Los problemas más comunes por los que se suele acudir a terapia psicológica para adolescentes son: 

Problemas para relacionarse con los compañeros, problemas de habilidades sociales o problemas académicos (malos resultados, ansiedad ante los exámenes…)

Dificultad para relacionarse con padres o hermanos, comportamientos violentos, comportamientos evitativos…

Alcohol, marihuana, internet, compras…